Asteroides: se viene hablando del peligro de la extinción de la humanidad por el choque de un asteroide gigante contra la tierra , pero ¿Qué son exactamente los asteroides?

Básicamente son piedras enormes que pueden medir desde unos metros hasta decenas de kilómetros y estan constituidas por silicatos o metales. Orbitan alrededor del sol como la tierra y la gran mayoria estan entre Marte y Júpiter.

Asteroide
Asteroide, WikimediaCommons

El peligro viene de los asteroides que se desvian de su orbita por la influencia de otros y vagan errantes por el espacio. Esos son los que pueden cruzar su orbita con la de la tierra y llegar a provocar una catastrofe si su tamaño es de un kilometro o mayor. La Nasa y otros organismos vigilan los cielos para prever con antelación cuando se va a producir algun choque. Lo que se pueda hacer al respecto es otra cuestion.

En la Navidad de 2015 una gran roca  de unos 2 kilómetros de longitud nombrada como 2003 SD220 sobrevoló La Tierra a 11 millones de kilómetros de distancia. Su próximo acercamiento, que tendrá lugar en 2018 será a una distancia aproximada de 2,8 millones de kilómetros, mucho más cerca.

Entre 2015 y 2050 serán hasta 11 los asteroides que se acerquen a nuestro planeta y que se observarán atentamente por los astrónomos, puesto que las distancias a las que se aproximarán serán menores que el radio medio de la órbita lunar, esto es, 385.000 kilómetros, según difunde la agencia RIA Novosti a través del Ministerio de Emergencias ruso. El tamaño de estas rocas se moverá en un rango de entre 7 y 945 metros.

El primero en hacer su aparición  será un asteroide de 17 metros de diámetro y el “roce” se calcula que tendrá lugar a una velocidad de 6,8 kilómetros por segundo el 12 de octubre de 2017 a solamente 115.000 kilómetros de la Tierra.

El encuentro realmente peligroso será con el asteroide 99942 Apophis, de 393 metros de diámetro , que se espera que pase por las cercanías de la Tierra (a una velocidad de 7,42 kilómetros por segundo) el 13 de abril de 2029 a unos 38.400 kilómetros, una distancia tan cercana a las órbitas de los satélites geoestacionarios, alrededor de una décima parte de la distancia Tierra-Luna, por lo que será visible a simple vista.

Fuente: Muy Interesante.