Bajos niveles de vitamina D se sabe que están asociados a un mayor riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple, pero es el primer estudio que muestra que los suplementos pueden ayudar a los pacientes de esa enfermedad.

Tomar grandes dosis  diarias de vitamina D podría ser un tratamiento barato y sencillo para la esclerosis múltiple, dicen los científicos.
Los bajos niveles de vitamina D en la sangre se sabe que están asociados con un mayor riesgo de desarrollar E.M.
Y los pacientes con bajos niveles de la vitamina son también propensos a sufrir de esa discapacidad, pero  hasta ahora los científicos no sabían si los suplementos podrían ayudar a los pacientes.
Ahora la investigación desarrollada por la Universidad Johns Hopkins en Baltimore ha demostrado que subiendo los niveles de la vitamina del sol amortigua el sistema inmunológico, dejando este de atacar a las fibras nerviosas.

La enfermedad destruye la vaina grasa de la mielina que aísla las fibras nerviosas y ayuda a la transmisión de señales eléctricas. Puede causar síntomas que van desde leve hormigueo o entumecimiento a la parálisis total.
“Estos resultados son emocionantes, ya que la vitamina D tiene el potencial de ser un tratamiento de bajo costo, seguro y conveniente para las personas con E.M.”, declara el director científico  Dr. Peter Calabresi, de la Escuela de la Universidad de Medicina Johns Hopkins en Baltimore.
“Se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos con grandes grupos de personas, y para ayudar a comprender los mecanismos de estos efectos, pero los resultados son prometedores.”

Riesgo de Esclerosis Multiple por paises (Wikipedia)
Riesgo de Esclerosis Multiple por paises (Wikipedia)

La vitamina D es conocida por ser importante para la salud ósea, y de forma natural se puede obtener por el consumo de queso, huevos y aceite de pescado, así como la exposición directa a la luz solar.
Para el nuevo estudio, 40 pacientes con E.M. remitente-recurrente – una forma de la enfermedad que se caracteriza por períodos de activos y pasivos – recibieron 10.400 o 800 unidades internacionales (UI) de suplementos de vitamina D3 todos los días durante seis meses.
La primera dosis fue significativamente mayor que la cantidad diaria recomendada de vitamina D de 600 UI.

Los pacientes que tomaron la dosis alta experimentaron una reducción en el porcentaje de células T específicas del sistema inmune relacionadas con la actividad de la esclerosis múltiple.
Por encima de un cierto umbral, cada cinco nanogramos por mililitro de aumento en los niveles de vitamina D en sangre condujo a una reducción del 1 por ciento de las células T, informaron los investigadores en la revista Neurology. Se sugiere que la dosis máxima podría reducir las células inmunes peligrosas en un ocho por ciento.
Ese cambio no se observó en aquellos pacientes que tomaban los suplementos de dosis más bajas.
Los efectos secundarios de los suplementos de vitaminas fueron de escasa entidad y no difirieron entre los pacientes que tomaban las dosis más altas y más bajas.
Una persona de cada grupo tuvo una recaída de la actividad de la enfermedad, pero mientras que el estudio evaluó el efecto de los suplementos de vitamina D en el sistema inmunológico, no se estudió de cerca el impacto clínico del tratamiento. Esto tiene que ser objeto de futuras investigaciones.
La investigación fue publicada en la revista Neurology.

Fuente : Telegraph Science and Tech