Celulares, internet, videojuegos, computadoras… Todos tienen como función hacer más fácil nuestras vida, pero el progresivo auge de estas herramienta comunicacionales ha ido en paralelo con el surgimiento de nuevas adicciones. Y tú seguro te preguntarás ¿por qué nos volvemos adictos a ellos si fueron creados para hacer más fácil nuestras vidas? Te cuento que esto ocurre cuando no podemos hacer un uso responsable de las nuevas tecnología.

El excesivo y descontrolado uso de celulares, videojuegos, internet y redes sociales se conoce como adicción a la tecnología. Este impacta de forma negativa en nuestras vidas.

Las personas que, en determinado momento, no pueden hacer uso de estas herramientas se sienten preocupadas, nerviosas e inseguras. Si crees que eres adicto a la tecnología, pero aún no estás del todo seguro, presta atención a estos síntomas.
• Para un adicto a la tecnología su principal prioridad es utilizar objetos tecnológicos, dejando en segundo plano tareas cotidianas y relaciones.
• Suele alejarse de familiares y amigos. Esta situación genera problemas en todos los ámbitos: estudios y trabajo, por ejemplo. El adicto a la tecnología, muchas veces, elimina las relaciones sociales por completo, pues prefiere pasar más tiempo en internet o en el celular.
• El contacto con otras personas queda reducido a lo estrictamente necesario. Prefiere utilizar el celular o internet para hacer todos los tramites posibles.
• No hay un lugar donde un adicto a la tecnología no lleve su celular: en la mesa, al baño, durante clases, en una reunión de trabajo. Él siempre estará más pendiente de su celular que de lo que está pasando en su entorno.
• Acostumbra a mentir a la familia, a sus compañeros de trabajo o del colegio. El afectado se convierte en un esclavo de la tecnología, llega a un punto en que esta lo controla.
• Los adictos frecuentemente presentan pérdida de control, obsesión y dependencia por los aparatos tecnológicos o el internet.
• Tienden a abandonar sus actividades y se desconecta fácilmente de estas. Priva la necesidad y el desespero de tener contacto con sus herramientas tecnológicas.

Chica con telefono (Pixabay)
Chica con telefono (Pixabay)

Según los expertos esta puede ser una adicción muy peligrosa, cuyas consecuencias pueden ser psicológicas, sociales, profesionales y económicas. Por lo general, son personas con baja autoestima, poca sociabilidad, ansiedad y depresión.

La única manera de evitar caer en una adicción como esta es la prevención.Estar informado sobre los inconvenientes que ocasiona el uso desmedido de las nuevas tecnologías siempre sera la clave para evitar la adicción.

Recuerda que una vez sumergido en esta enfermedad tan grave, es conveniente buscar la ayuda de un especialista para que te proporcione las técnicas y herramientas que te permitirán salir de este grave problema.