Si seguimos las noticias sobre dietetica podemos ver que las opiniones de los expertos van cambiando con el tiempo según los cientificos hacen experimentos y comprobaciones de las teorías previamente aceptadas, muchas de las cuales se ven corregidas total o parcialmente, aunque estos estudios pueden durar años y los resultados publicarse mucho después de que la investigación se enfoque en una teoría a verificar.

Las últimas puntualizaciones sobre algunas teorías generalmente aceptadas son:

  • Azucar: no es lo mismo un azucar que otro, ni tomado según y cómo. El cuerpo, y más el cerebro, necesita glucosa, pero no sacarosa que es el azucar normalmente añadido a los alimentos industriales azucarados. Al ingerir la sacarosa y otros azucares el cuerpo reacciona generando más insulina y convirtiendolos en reserva de grasas en poco tiempo. Sin embargo si los azucares se ingieren mezclados con fibra vegetal la digestión es más lenta y no se produce la conversión en grasa de manera automática. La manera natural de encontrar esos azucares mezclados con fibra es en las frutas y verduras, por lo que es diferente el efecto de los azucares ingeridos de una procedencia u otra. La media de azucares necesarios al dia es de 36 gramos al dia para los hombres y 24 para las mujeres.
  • Azucar (Henar Lanchas,Flickr)

Azúcar (Flickr)

  • Los zumos: como consecuencia del punto anterior , no es lo mismo tomar una fruta natural que un zumo de la misma o uno en brick o botella. En estos no se encuentran apenas fibras vegetales y se elaboran añadiendo agua y azucar a una parte variable de zumo natural. El efecto va de ingerir estos zumos a ser mucho más engordante que el de tomar un zumo sólo de fruta (sin azucar añadido), y este a su vez más que el de tomar la fruta con toda su fibra. Así pues es engañoso afirmar que tomar un vaso de zumo equivale a tomar varias piezas de fruta, ya que el efecto no es el mismo al faltar la fibra en el zumo.
Zumos de frutas (Foro Dialhogar,Flickr)
Zumos de frutas (Foro Dialhogar,Flickr)
  • Los edulcorantes artificiales “sin calorias”: Estudios recientes del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel sugieren que los edulcorantes como el sorbitol y el xilitol alteran la flora bacteriana intestinal , trastornando la regulación de nuestro cuerpo del azucar en sangre. Por otra parte según la dietista Jessica Schultz estos edulcorantes pueden ser la causa de gases, diarreas e hinchazón abdominal. La alternativa que propone es la planta stevia, cuyo extracto es un edulcorante natural sin esos efectos secundarios.
  • Las grasas: son tan necesarias como el azucar pero como éste no todas son lo mismo. Existen las omega6, perjudiciales tomadas en exceso y que son las usadas en alimentos procesados, y las omega3, que las contrarrestan favoreciendo la quema de grasas en general y reducen la insulina en sangre. Las grasas omega3 se ingieren con los aceites vegetales y las grasas de pescado.
Huevos con atún y patatas (Jaula de Ardilla-Flickr)
Huevos con atún y patatas (Jaula de Ardilla-Flickr)
  • Los huevos: al igual que con las grasas están siendo revisados ciertos prejuicios antiguos que los rodean. Nuevos estudios afirman que ni aumentan el colesterol como se venía creyendo ni influyen en provocar el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares. Su alto contenido en proteína y grasas saludables (dependiendo del régimen de alimentación de las gallinas) los hacen además un alimento que puede ayudar a reducir grasas en lugar de engordar ya que sacia el apetito con menos aporte de calorias y al aumentar la masa muscular también aumenta el metabolismo basal, es decir las calorías consumidas en reposo.

Como vemos antiguos conceptos dieteticos pueden quedar matizados o incluso totalmente cambiados a medida que las investigaciones cientificas avanzan y probablemente aún quedarán elementos para la sorpresa en este campo.

Extraido de Alma,corazón y vida (El Confidencial)