La velocidad de la luz nos parece extraordinariamente rápida, tanto que hasta que logró medirse con precisión hace aproximadamente un siglo se había supuesto infinita.

Ya en el siglo XVII empezó a intentar estimarla por medidas indirectas, pero hoy día ya existen los conocimientos suficientes como para montar este vídeo que nos sitúa como observadores que viajan en rayo de luz y contemplan cómo se alejan del sol y van pasando los planetas (suponiéndolos alineados).

El artista Alphonse Swinehart ha reflejado la velocidad de la luz en este vídeo ,aunque tal como advierte se ha tomado algunas licencias, entre la que está el ignorar los efectos relativísticos que deformarían el paso del tiempo del observador respecto los objetos de referencia.

Riding Light from Alphonse Swinehart on Vimeo.