La microbiota y la memoria se relacionan

 

Investigadores de Ciberobn, liderados por José Manuel Fernández – Real y del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Girona (Idibgi), acaban de publicar en la revista Metabolismo celular los resultados de un estudio que relaciona memoria inmediata y reciente con la presencia de ciertos bacteria intestinal conocida como microbiota intestinal.

A estudiar un total de 130 personas, entre obesos y no obesos. En todos ellos se han analizado diferentes metabolitos en plasma además de la microbiota intestinal. También se han realizado diferentes pruebas cognitivas y se ha medido el volumen de determinadas áreas cerebrales implicadas en la memoria (el hipocampo y la corteza prefrontal) mediante resonancia magnética.

Triptófano, actor clave

 

En la circulación sanguínea es el triptófano en condiciones normales, un aminoácido aromático que es básico para el ‘síntesis’ de neurotransmisores. Este estudio mostró que las personas con obesidad mórbida, que tenían una memoria menos reciente, también tenían menos triptófano en el torrente sanguíneo.

Por otro lado, la producción de algunos vitaminas depende de las bacterias de la microbiota. Las personas con obesidad tenían ciertas bacterias que metabolizan la vitamina B1 en paralelo con la disminución de la memoria inmediata y reciente. Además, se observó que las personas con obesidad tenían un hipocampo más pequeño, un área relacionada con la memoria; y que su tamaño estaba asociado a la presencia de determinadas bacterias de la microbiota intestinal.

Pruebas en animales

 

Posteriormente, se realizaron pruebas con ratones, quien recibió un trasplante de microbiota fecal de pacientes para evaluar cómo la presencia de ciertas bacterias intestinales afecta la memoria reciente de los roedores.

El resultado fue abrumador y mostró que el trasplante de bacterias presentes en pacientes con obesidad mórbida hace disminuir la puntuación de memoria de ratones. Dado que la dieta habitual de los sujetos está asociada a la presencia de determinadas bacterias intestinales, todos estos resultados abren la puerta al desarrollo de dietas individualizadas que pueden mejorar científicamente el rendimiento cognitivo y la memoria.

Según Fernández – Real, “El descubrimiento revela conexiones interesantes entre la composición de la microbiota intestinal y el rendimiento cognitivo y contribuye a una mejor comprensión del diálogo metabólico entre nuestro cerebro y las bacterias que viven con nosotros”. Para Rafael Maldonado, de la Universidad Pompeu Fabra, “la posibilidad de cambiar los rasgos de la memoria en ratones mediante el trasplante de microbiota humana pone de manifiesto el potencial interés de modificar la microbiota con fines terapéuticos en pacientes obesos con alteraciones cognitivas”.

Relacionado: Aditivos que pueden alterar la microbiota.

Source link